Preguntas más frecuentes
  
a) ¿Cuál es la diferencia entre radioterapia y quimioterapia?
      
La quimioterapia es un tratamiento con medicamentos para destruir las células cancerosas.  La quimioterapia a menudo se usa con cirugía o radiación para tratar el cáncer cuando éste se ha propagado, cuando ha recurrido o cuando es muy probable que pueda recurrir.  La radioterapia es un tratamiento con rayos de alta energía (similares a los rayos X). La radiación puede provenir desde afuera del cuerpo (radiación externa) o de materiales radioactivos colocados directamente en el tumor (radiación interna o en implante). La radioterapia puede usarse para reducir el tamaño del cáncer antes de la cirugía, para destruir las células cancerosas que hayan quedado después de la cirugía o, en algunos casos, como tratamiento principal.
     
b) ¿Se me va a caer el pelo?

 

A diferencia de la quimioterapia, en la radioterapia, la caída de pelo solo afecta al área irradiada.  Se recomienda usar un champú ligero sin acondicionadores, cepillo de cerdas suaves, evitando ondulaciones o cambios de color.  Es importante proteger la cabeza de las radiaciones solares, porque la radioterapia en esta zona aumenta la sensibilidad del cuero cabelludo, por lo que se puede utilizar una gorra o peluca.

Enlaces

National Cancer Institute 

Lo que usted debe saber sobre™

c) ¿Cuánto tiempo dura el tratamiento?

   

Usualmente, los pacientes que reciben terapia por un lapso de entre 10 y 15 minutos, cinco días a la semana, por un período de 2 a 7 semanas, dependiendo del tumor.
   
d) ¿Cuáles son los efectos secundarios?  ¿Cómo tratarlos?

 

A pesar de los indudables beneficios que estos dos tratamientos aportan en la lucha contra el cáncer, implican efectos secundarios comunes. Algunos de ellos son:

       

1. Mucositis - ocasiona disminución en la salivación y sentido del gusto, generalmente la comida se percibe salada.  Es necesario mantener una higiene bucal adecuada, cepillando los dientes varias veces al día, hidratando la boca con caramelos o helados.  Si se detecta en la boca algún enrojecimiento o manchas blancas, es recomendable avisar al médico, ya que puede ser una infección que debe tratarse con medicamentos.

  

2. La disfagia o dificultad para tragar -  se evitarán los alimentos irritantes y ácidos, masticando bien y comiendo despacio.  También se procurará evitar alimentos secos.

      

3. Vómitos y náuseas - para evitarlas, es preferible hacer comidas pequeñas y frecuentes.  También se deben mantener las habitaciones ventiladas.  Es favorable tomar líquidos y disminuir la cantidad de sal, evitando acostarse inmediatamente después de comer.

   

4. Estreñimiento y descomposición - en estos casos, no procede recurrir a trucos caseros. Es preferible acudir al médico, quien dependiendo del tratamiento, pueda recetar algún medicamento.
   
e) ¿Se me afectará el apetito?  ¿Puedo comer de todo?

 

Comer bien y saludable, mientras recibes terapia de radiación, te ayudará a sentirte mejor, a mantener tu fuerza y energía, a mantener tu peso y tus nutrientes, a tolerar mejor los efectos secundarios, a disminuir el riesgo de infección y a recuperarte mejor.  Trata de comer comidas pequeñas y frecuentes en lugar de tres comidas grandes al día.  Si tu apetito es mayor durante alguna hora en particular, come la porción mayor en ese horario. Debes  también tratar de añadir calorías y proteínas extra a tus alimentos.  Los suplementos nutricionales pueden ser beneficiosos durante el período de tratamiento.  Algunos seguros medicos los cubren, si tu doctor te los prescribe. Trata de comer algo por lo menos 1 hora antes de recibir el tratamiento, en vez de llegar con el estómago vacío.  Trae una merienda o suplemento para que comas mientras viajas de ida y vuelta del tratamiento, si tienes que viajar muy lejos de tu hogar.

   

f) ¿Cómo me cuido la boca?

  

Si sientes la saliva espesa o la boca seca, enjuágate la boca frecuentemente con una solución de 1 cucharadita de sal y 1 cucharada de "baking soda".